Evangelio del día Miércoles 17 de Octubre Evangelio 

Evangelio del día Miércoles 17 de Octubre

Miércoles de la vigésima octava semana del tiempo ordinario.

Santo del día: Beato Contardo Ferrini, San Ignacio de Antioquía.

 

† Lectura del santo Evangelio según San Lucas 11, 42-46.

«¡Ay de ustedes, fariseos, que pagan el impuesto de la menta, de la ruda y de todas las legumbres, y descuidan la justicia y el amor de Dios! Hay que practicar esto, sin descuidar aquello.
¡Ay de ustedes, fariseos, porque les gusta ocupar el primer asiento en las sinagogas y ser saludados en las plazas!
¡Ay de ustedes, porque son como esos sepulcros que no se ven y sobre los cuales se camina sin saber!”.
Un doctor de la Ley tomó entonces la palabra y dijo: «Maestro, cuando hablas así, nos insultas también a nosotros».
Él le respondió: «¡Ay de ustedes también, porque imponen a los demás cargas insoportables, pero ustedes no las tocan ni siquiera con un dedo!»

Palabra del Señor.
Gloria a ti Señor, Jesús.

 

Reflexión del Papa Francisco

Como en ese entonces para los fariseos, existe también para nosotros el peligro de creernos en lo correcto, o peor, mejores de los otros por el sólo hecho de observar las reglas, las usanzas, también si no amamos al prójimo, somos duros de corazón, somos soberbios y orgullosos.

La observancia literal de los preceptos es algo estéril si no cambia el corazón y no se traduce en actitudes concretas: abrirse al encuentro con Dios y a su Palabra, buscar la justicia y la paz, socorrer a los pobres, a los débiles, a los oprimidos.

Todos sabemos: en nuestras comunidades, en nuestras parroquias, en nuestros barrios, cuánto daño hacen a la Iglesia y son motivo de escándalo, aquellas personas que se profesan tan católicas y van a menudo a la iglesia, pero después, en su vida cotidiana descuidan a la familia, hablan mal de los demás, etc. Esto es lo que Jesús condena porque es un antitestimonio cristiano

Jesús focaliza la atención sobre un aspecto más profundo y afirma: «Ninguna cosa externa que entra en el hombre puede mancharlo; lo que lo hace impuro es aquello que sale del hombre»

De esta manera subraya el primado de la interioridad, el primado del corazón: no son las cosas exteriores las que nos hacen o no santos, sino el corazón que expresa nuestras intenciones, nuestras elecciones y el deseo de hacerlo todo por amor de Dios.

Las actitudes exteriores son la consecuencia de lo que hemos decidido en el corazón. No al revés. Con actitudes exteriores. Si el corazón no cambia, no somos buenos cristianos.

La frontera entre el bien y el mal no pasa fuera de nosotros sino más bien dentro de nosotros, podemos preguntarnos: ¿dónde está mi corazón? Jesús decía: “tu tesoro está donde está tu corazón”. ¿Cúal es mi tesoro? ¿Es Jesús y su doctrina? Entonces el corazón es bueno. O el tesoro ¿es otra cosa? Por lo tanto, es el corazón el que debe ser purificado y debe convertirse.

Sin un corazón purificado, no se pueden tener manos verdaderamente limpias y labios que pronuncian palabras sinceras de amor – todo tiene un doblez, una doble vida-, labios que pronuncian palabras de misericordia, de perdón. Esto lo puede hacer solamente el corazón sincero y purificado. (Reflexión antes del rezo del ángelus, 30 de agosto de 2015)

Oración de Sanación

Mi Dios, pongo en tus manos en este momento a todos mis seres amados y a todos cuánto necesitan de tu amor y tu reconciliación. Que puedan sentir hoy tu protección y tu impulso para salir adelante.

Te pido para mí, fortaleza para afrontar mis retos con espíritu de lucha. Dame discernimiento para saber identificar lo que me conviene, lo que hace bien a mi corazón y todo aquello que me haga ser una persona próspera.

Señor, Tú no desprecias a un pecador arrepentido, al contrario, quien a Ti se dirige con humildad, purifica y limpia su alma de toda culpa a través de tu compasión, transformándolo en una persona nueva.

Líbrame de la trampa de querer sobresalir y querer ocupar puestos visibles solo para ser elogiado por todos. Que mi corazón no se ate a vanidades que me hagan descuidar tu justicia y tu amor

Líbrame del afán de querer brillar, del deseo de ser reconocido sin ocuparme siquiera de alimentar mi alma con los tesoros y gracias del Cielo que son los que verdaderamente darán el brillo a mi alma para Ti

No quiero sentir tu rechazo, Oh mi Dios, por caminar fuera de Ti, por mi infidelidad de corazón al dejarte de lado y seguir valores no alineados con tu proyecto de vida fabricándome ídolos de soberbia y materialismo.

Ven y corrige mis acciones, dale disciplina a mi alma y con tus enseñanzas endereza mi espíritu para solo crecer en tu dirección.

Pon en mi interior un corazón puro y renovado, un corazón sólido y valiente, un corazón que sólo clame tu amor y tu justicia. Amén

Propósito para hoy

Rezaré 1 Padre nuestro pidiendo al Señor el arrepentimiento de los que pecan recibiendo la comunión estando en pecado mortal

Frase de reflexión

“La presencia del Ángel de la guarda en nuestra vida no solo es para ayudarnos en el camino, sino también para mostrarnos adónde debemos ir”. Papa Francisco.

Related posts