Evangelio del día Lunes 16 de Abril Evangelio 

Evangelio del día Lunes 16 de Abril

Lunes de la tercera semana de Pascua.

Santo del día: Santa Bernardita.

† Lectura del santo Evangelio según San Juan 6, 22-29. 

Después de que Jesús alimentó a unos cinco mil hombres, sus discípulos lo vieron caminando sobre el agua. Al día siguiente, la multitud que se había quedado en la otra orilla vio que Jesús no había subido con sus discípulos en la única barca que había allí, sino que ellos habían partido solos. 
Mientras tanto, unas barcas de Tiberíades atracaron cerca del lugar donde habían comido el pan, después que el Señor pronunció la acción de gracias. 
Cuando la multitud se dio cuenta de que Jesús y sus discípulos no estaban allí, subieron a las barcas y fueron a Cafarnaún en busca de Jesús. 
Al encontrarlo en la otra orilla, le preguntaron: “Maestro, ¿cuándo llegaste?”. 
Jesús les respondió: “Les aseguro que ustedes me buscan, no porque vieron signos, sino porque han comido pan hasta saciarse. 
Trabajen, no por el alimento perecedero, sino por el que permanece hasta la Vida eterna, el que les dará el Hijo del hombre; porque es él a quien Dios, el Padre, marcó con su sello”. 
Ellos le preguntaron: “¿Qué debemos hacer para realizar las obras de Dios?”. 
Jesús les respondió: “La obra de Dios es que ustedes crean en aquel que él ha enviado”. 

Palabra del Señor.
Gloria a ti Señor, Jesús.

 

Reflexión del Papa Francisco

¿Seguimos al Señor por amor o para tener alguna ventaja?.

Porque nosotros somos todos pecadores y siempre hay algo de interesado que debe ser purificado en el seguimiento de Jesús; y debemos trabajar interiormente para seguirlo por Él, por amor.

Jesús alude a tres actitudes que no son buenas para seguirlo a Él o para buscar a Dios.

A continuación se las explico cada una

1.- La vanidad.

En particular se refiere a aquellos notables, a aquellos dirigentes que dan la limosna o ayunan para hacerse ver. Estos dirigentes querían hacerse ver, a ellos les gustaba pavonearse y se comportaban como verdaderos pavos… Eran así. Y Jesús dice: “No, no: esto no va. No va”.

La vanidad no hace bien. Y algunas veces, nosotros hacemos cosas tratando de hacernos ver un poco, buscando la vanidad. La vanidad es peligrosa, porque nos hace caer inmediatamente en el orgullo, la soberbia, y después todo termina ahí. Y me pregunto: Yo, ¿cómo sigo a Jesús? ¿Las cosas buenas que yo hago, las hago a escondidas, o me gusta hacerme ver?

2.- Buscar el poder.

La otra cosa que Jesús reprocha a aquellos que lo siguen es el poder. Algunos siguen a Jesús, pero un poco, no del todo conscientemente, un poco inconscientemente.

Porque buscan el poder, ¿no? El caso más claro es Juan y Santiago, los hijos de Zebedeo, que pedían a Jesús la gracia de ser primer ministro y viceprimer ministro, cuando viniera el Reino.

Y en la Iglesia hay trepadores… No vengas a la Iglesia a trepar. Y Jesús reprocha a estos trepadores que buscan el poder.

3.- Buscando el dinero.

La tercera cosa que nos aleja de la rectitud de las intenciones es el dinero. Los que siguen a Jesús por dinero, con el dinero tratan de aprovecharse económicamente de la parroquia, de la diócesis, de la comunidad cristiana, del hospital, del colegio… Pensemos en la primera comunidad cristiana, que tuvo esta tentación: Simón, Ananías y Safira…

Esta tentación estuvo desde el inicio, y hemos conocido a tantos buenos católicos, buenos cristianos, amigos, benefactores de la Iglesia, incluso con condecoraciones varias… tantos

De quienes después se descubrió que hicieron negocios un poco oscuros: eran verdaderos especuladores, y ganaron tanto dinero. Se presentaban como benefactores de la Iglesia pero recibían tanto dinero y no siempre era dinero limpio.

Pidamos al Señor la gracia que nos de al Espíritu Santo para ir detrás de Él con rectitud de intención: sólo por Él. Sin vanidad, sin deseos de poder y sin deseos de dinero (Homilía en Santa Marta, 05 de Mayo de 2014)

Oración de sanación

Señor, gracias por permanecer a mi lado y hacerme ver tus manifestaciones de amor en mi vida. Ven y dirige mis acciones en este día para hacer sólo lo que te agrada.

Gracias por protegerme de aquellas cosas que han intentado robarme la paz. Gracias a tu luz he podido abrir los ojos de mi corazón y a descubrirte en el silencio.

Necesito de tu fuerza que todo lo restaura, de tu poder que todo lo sana y libera para ya no sentir desesperos y encontrar soluciones a mis problemas.

A pesar de las dificultades, tu sigilosa forma de aparecer, me acompaña y me hace superar todas las pruebas, por eso mi corazón se siente agradecido.

No quiero seguirte solo por conveniencia o porque me suples de lo que necesito; sino hacerlo por ese amor que me hace sentir valioso y lleno de vida.

Mi Dios, toma el control de mi vida, dame seguridad para aprender a vivir mi fe y comprender el sentido de que, todo lo que me sucede, es por una buena razón.

Te entrego mis proyectos y metas, llévate mis angustias y desesperos y ayúdame a confiar en las capacidades que me has dado para salir adelante.

Creo en Ti, en tu amor, en tu gracia que cada me regalas para vivir la aventura de encontrar la felicidad de tenerte y nunca más dejarte. Amén

Propósito para hoy

Hoy voy a reflexionar en cómo puedo vivir más entregado al servicio, y cómo puedo hacer para comprender y amar a las personas ingratas con mayor misericordia.

Frase de reflexión

“¡Qué poderosa es la oración! No perdamos nunca el ánimo para decir: Señor, concédenos tu paz”. Papa Francisco.

Related posts