Evangelio del día Domingo 15 de Abril Evangelio 

Evangelio del día Domingo 15 de Abril

 

 

Tercer Domingo de Pascua.

Santo del día: Damián de Molokai (Jozef De Veuster), Santa Basilisa Anastasia.

† Lectura del santo Evangelio según San Lucas 24,35-48. 

Los discípulos, por su parte, contaron lo que les había pasado en el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan. 
Todavía estaban hablando de esto, cuando Jesús se apareció en medio de ellos y les dijo: “La paz esté con ustedes”. 
Atónitos y llenos de temor, creían ver un espíritu, 
pero Jesús les preguntó: “¿Por qué están turbados y se les presentan esas dudas? 
Miren mis manos y mis pies, soy yo mismo. Tóquenme y vean. Un espíritu no tiene carne ni huesos, como ven que yo tengo”. 
Y diciendo esto, les mostró sus manos y sus pies. 
Era tal la alegría y la admiración de los discípulos, que se resistían a creer. Pero Jesús les preguntó: “¿Tienen aquí algo para comer?”. 
Ellos le presentaron un trozo de pescado asado; 
él lo tomó y lo comió delante de todos. 
Después les dijo: “Cuando todavía estaba con ustedes, yo les decía: Es necesario que se cumpla todo lo que está escrito de mí en la Ley de Moisés, en los Profetas y en los Salmos”. 
Entonces les abrió la inteligencia para que pudieran comprender las Escrituras, 
y añadió: “Así estaba escrito: el Mesías debía sufrir y resucitar de entre los muertos al tercer día, 
y comenzando por Jerusalén, en su Nombre debía predicarse a todas las naciones la conversión para el perdón de los pecados. 
Ustedes son testigos de todo esto.” 

Palabra del Señor.
Gloria a ti Señor, Jesús.

 

Reflexión del Papa Francisco

[…] Para adorar, para encontrar a Dios, al Hijo de Dios, Santo Tomás tuvo que meter el dedo en las llagas, meter la mano en el costado. Este es el camino.

En la historia de la Iglesia han habido algunos errores en el camino hacia Dios.

Algunos creyeron que el Dios viviente, el Dios de los cristianos se podía encontrar yendo más alto en la meditación. Pero esto es peligroso; ¿cuántos se pierden en ese camino y no llegan? Llegan, sí, quizás al conocimiento de Dios, pero no de Jesucristo, Hijo de Dios, segunda persona de la Trinidad. No llegamos a esto. Es el camino de los gnósticos: son buenos, trabajan, pero ese no es el camino justo, es muy complicado y no lleva a buen fin.

Otros pensaron que para llegar a Dios debemos ser buenos, mortificados, austeros y eligieron el camino de la penitencia, sólo la penitencia, el ayuno. Tampoco estos llegaron al Dios vivo, a Jesucristo Dios vivo. Estos son los pelagianos, que creen que con su proprio esfuerzo pueden llegar.

¿cómo puedo encontrar las llagas de Jesús?

[…] Las llagas de Jesús las encuentro haciendo obras de misericordia, dando al cuerpo, al cuerpo y también al alma, pero destaco el cuerpo de tu hermano llagado, porque tiene hambre, porque tiene sed, porque está desnudo, porque es humillado, porque es esclavo, porque está en la cárcel, porque está en el hospital.

Esas son las llagas de Jesús hoy. Y Jesús nos pide hacer un acto de fe a Él por medio de estas llagas.

No es suficiente constituir una fundación para ayudar a todos, ni hacer muchas cosas buenas para ayudarles. Todo esto es importante, pero sería sólo un comportamiento filantrópico.

En cambio debemos tocar las llagas de Jesús, debemos acariciar las llagas de Jesús. Debemos sanar las llagas de Jesús con ternura. Debemos literalmente besar las llagas de Jesús.

La vida de san Francisco cambió cuando abrazó al leproso porque tocó al Dios vivo y vivió en adoración. (Homilía en Santa Marta, 04 de Julio de 2013)

Oración de sanación

Mi buen Jesús, abro mis brazos al Cielo y te doy gracias por todo lo que has hecho en mi vida y por cada uno de los talentos que me has confiado.

Siento que tus manos llagadas y tu Sangre preciosa derramada en la cruz, han hecho renacer en mí la esperanza y la fe que estaban debilitadas.

Creer en tu resurrección no es solo creer que has salido de una tumba; es creer que el Bien triunfa sobre el mal, y que las tinieblas han sido derrotadas.

Concédeme la gracia de que, mi limitado entendimiento, ceda finalmente a ese gran acontecimiento de Fe, en el que encuentro consuelos y alegrías.

El poder de tu resurrección y tu sacrificio de amor por la humanidad, abre el camino de tu misericordia y me ha hecho sentir amado y valioso para Ti.

Con tu resurrección me invitas a tocar tus llagas cada día y a sentirte vivo y presente en los más necesitados, a amarte y servirte en cada uno de ellos.

Ven, amado mío, toca mi corazón, llénalo de esperanza, entusiasmo y líbralo de la asoladora tibieza que me mantiene como paralizado en la vida.

No quiero ser un simple admirador tuyo, sino una persona activa y alegre que no se canse en conducir almas hacia Ti. ¡Creo, pero aumenta mi Fe! Amén.

Propósito para hoy

Ofreceré la Eucaristía de hoy por el Papa, Obispos, Sacerdotes, Seminaristas y todos los religiosos y religiosas, para que sean fieles en el seguimiento de Jesús y sean luz que guíe los pasos de todos hacia nuestro Padre.

Frase de reflexión

“Recemos por tantos cristianos en el mundo que siguen sufriendo persecución y violencia. Que Dios les dé fortaleza y fidelidad”. Papa Francisco.

Related posts