Evangelio del día Jueves 07 de Diciembre Evangelio 

Evangelio del día Jueves 07 de Diciembre

 

Jueves de la primera semana de Adviento.

Santo del día: San Ambrosio de Milán.

† Lectura del santo Evangelio según San Mateo 7, 21.24-27. 

Jesús dijo a sus discípulos: 
“No son los que me dicen: ‘Señor, Señor’, los que entrarán en el Reino de los Cielos, sino los que cumplen la voluntad de mi Padre que está en el cielo. 
Así, todo el que escucha las palabras que acabo de decir y las pone en práctica, puede compararse a un hombre sensato que edificó su casa sobre roca. 
Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa; pero esta no se derrumbó porque estaba construida sobre roca. 
Al contrario, el que escucha mis palabras y no las practica, puede compararse a un hombre insensato, que edificó su casa sobre arena. 
Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa: esta se derrumbó, y su ruina fue grande”. 

Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesús.

 

Reflexión del Papa Francisco

Jesús dice: “Quien escucha mis palabras y las pone en práctica será semejante a un hombre sabio que ha construido su casa sobre la roca…”

En cambio el que escucha las palabras pero no las hace suyas, las deja pasar, es decir no escucha seriamente y no las pone en práctica, será como aquel que edifica su casa sobre la arena”. Y conocemos el resultado…

Cuando Jesús pone en guardia a la gente de los pseudo profetas, dice: “Por sus frutos los conocerán”. Y aquí, de su actitud: tantas palabras, hablan, hacen prodigios, hacen cosas grandes pero no tienen el corazón abierto para escuchar la Palabra de Dios, tienen miedo del silencio de la palabra de Dios y estos son los pseudo cristianos, los pseudo pastores. Es verdad, hacen cosas buenas, es verdad, pero les falta la roca.

Les falta la roca del amor de Dios, la roca de la Palabra de Dios. Y sin esta roca no pueden profetizar, no pueden construir: aparentan, porque al final todo se derrumba.

Son los pseudo pastores, los pastores mundanos; también los pastores o los cristianos que hablan demasiado, tienen miedo del silencio, quizá hacen demasiado. Pero no son capaces de escuchar, hacen lo que dicen, hacen de lo propio, pero no de Dios.

Recordemos estas tres palabras, son un signo: hacer, escuchar, hablar. Uno que sólo habla y hace, no es un verdadero profeta, no es un verdadero cristiano, y al final se derrumbará todo: no está sobre la roca del amor de Dios, no está firme como la roca.

Uno que sabe escuchar y de la escucha hace, con la fuerza de la palabra de otro, no de la propia, ese permanece firme. Si bien sea una persona humilde, que no parece importante, pero cuántos de estos grandes hay en la Iglesia.

Cuántos obispos grandes, cuántos sacerdotes grandes, cuántos fieles grandes que saben escuchar y de la escucha hacen

Un ejemplo de nuestros días es la Madre Teresa de Calcuta que no hablaba, y en el silencio ha sabido escuchar y ¡ha hecho tanto! No se derrumbó ni ella, ni su obra. Los grandes saben escuchar y de la escucha hacen porque su confianza y su fuerza está en la roca del amor de Jesucristo. (Homilía en Santa Marta, 25 de junio de 2015)

Oración de sanación

Señor mío, quiero estar claro que mi objetivo en la vida es buscar la santidad. Por eso quiero construir mi fe en base a tus promesas y mandatos.

No todo el que te diga “Señor, Señor” compartirá la Gloria contigo. Por eso, dame tu gracia para que mi vida responda a la fe con un corazón sincero

Que mis palabras se transformen en acciones, que mi deseo de amarte traspase barreras y sea trampolín de esperanzas para mis semejantes.

Dame un corazón humilde pero apasionado, que cumpla tu voluntad y se fortalezca bajo la roca de tu Palabra, un corazón dócil que te ame sin medida.

Me llamas a una vida nueva, a retomar el sendero que conduce a la vida, y no podré conseguirla si mis pensamientos vagan en aspiraciones terrenales.

Necesito intensificar mi relación contigo con la oración, renunciar a todo lo que me aparta de Ti y me roba momentos preciosos y valiosos a tu lado

Confío en que me acompañas y me llenas de bendiciones para cumplir esta misión, aunque a veces eso implique ir contracorriente y soportar rechazos.

Me pongo en tus manos, todo lo que tengo y todo lo que soy. Ven con tu poder y permite que tu Espíritu Santo sea el motor de mi corazón. Amén

Propósito para hoy

En la oración del día incluiré una acción de gracias a Dios y cuidaré de ser agradecido con todas las personas a mi alrededor

Frase de reflexión

“Cada persona es única e irrepetible. Renovemos nuestros esfuerzos para que las personas con discapacidades sean siempre bien acogidas en las comunidades en las que viven”. Papa Francisco.

Related posts