Liturgia Primer Domingo de Adviento Fe 

Liturgia Primer Domingo de Adviento

“Al permitir que el amor rija nuestra vida, irradiaremos ese amor, conoceremos la paz de Dios y lo compartiremos con los demás”.

Lecturas del día:

  • Primera lectura: Isaías 63, 16b-17.19b; 64, 2b-7
  • Salmo responsorial: Salmo 79, 2ac.3b.15-16.18-19
  • Segunda lectura: 1 Corintios 1, 3-9
  • Evangelio: Marcos 13, 33-37 

 

 

En este momento la persona designada encenderá la vela de color rojo.

TODOS: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

Bendición de la Corona

“Te pedimos Señor, que como familia que somos, nos ilumines con tu luz y nos guíes con tu amor, para que nosotros, al igual que esta corona, podamos ser velas encendidas y que por medio de nuestras acciones, actitudes y servicios, iluminemos a todas las personas que nos rodean y al mismo tiempo que nos llenemos de la luz que ellas irradian”.
Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.
AMÉN

  • Monición Ambiental (monitor o persona designada)

“Dios nos dice en sus mandamientos que le amemos a Él sobre todas las cosas y a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Si empezamos por amarnos y respetarnos como miembros de una familia, podemos amar y respetar a los miembros de la gran familia de Dios, nuestro prójimo”

  • Responsorio (leerá la persona asignada)

¡Oh Dios, que valioso es tu amor!
TODOS: Oh Dios, qué valioso es tu amor.

Oh Dios, tu amor llega a los cielos; Tu verdad, a las nubes,
los hijos de los hombres
hallan abrigo a la sombra de tus alas.
TODOS: Oh Dios, qué valioso es tu amor.

En ti está la fuente de la vida, y por tu luz vemos la luz.
Conserva tu amor a los que te conocen,
y tu justicia a los de recto corazón.
TODOS: Oh Dios, qué valioso es tu amor.

  • Monición de la lectura (Leerá persona designada)

Dios nos ama tanto que nos ha dado el don de la vida, no ha dado una linda familia con quien compartir todas las cosas, amémonos y respetémonos, amemos a nuestro prójimo, pues de esta manera le estamos amando a Él.

  • Lectura (1 carta de Juan 4, 7-8) (leerá la persona designada)

“Queridos míos: Amémonos los unos a los otros, porque el amor viene de Dios, todo el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios. El que no ama, no ha conocido a Dios, pues Dios es amor”
Palabra de Dios.
TODOS: Te alabamos Señor.

    • Reflexión y plática sobre el Amor (Monitor)
      1. ¿Cómo podemos aumentar ese amor que hay dentro de cada uno de nosotros?
      2. ¿Cómo podemos demostrar y dar nuestro amor en la familia, en el trabajo, en nuestro vecindario, a nuestros amigos?
      3. ¿Cómo se puede hacer vida esta lectura, a nivel personal y familiar?

 

  • Oración Comunal (monitor):

Ayúdanos Señor, a dejar en tus manos paternales todas nuestras preocupaciones y concédenos lo que al orar te pedimos.

  • Peticiones (leerán personas designadas)
    1. Por todos nosotros, reunidos hoy aquí para esperar tu llegada, Señor, ayúdanos para que avancemos juntos en la misma fe y en el mismo amor.
    Roguemos al Señor
    TODOS: Te rogamos Señor, óyenos
    2. Concédenos Señor, amarte con todo el corazón y con el mismo amor, amar a nuestros hermanos.
    Roguemos al Señor
    TODOS: Te rogamos Señor, óyenos3. Señor, protege a esta familia con tu amor siempre fiel, ya que sólo en ti hemos puesto nuestra esperanza, defiéndenos siempre con tu poder.
    Roguemos al Señor
    TODOS: Te rogamos Señor, óyenos.

    4. Dios nuestro que has hecho del amor a Ti y a los hermanos la plenitud de la ley, concédenos cumplir tus mandamientos y llegar a sí a la vida eterna.
    Roguemos al Señor
    TODOS: Te rogamos Señor, óyenos

  • Compromiso Familiar y Personal (monitor)

Cada uno, por orden, tomará una pajita y de preferencia en voz alta, hará su compromiso con el Señor y como símbolo y representación de su promesa, depositará la pajita en el centro de la corona o de preferencia en el pesebre, así le vamos haciendo  su  camita  de  promesas  al  Niño  Jesús, para que repose en ellas cuando nazca. El compromiso puede ser el de respetar a nuestros hermanos,  demostrar  nuestro  amor  a  los  demás, decirles que los queremos, gestos de atención y de amor dentro de la familia y fuera de la familia.

Ahora encenderá su velita con la luz de la vela roja de la corona. Esta permanecerá encendida hasta que todos hayan pasado, luego todos juntos rezamos: Padre nuestro, el Ave María y Gloria

Apagamos nuestras velitas personales y nos damos un abrazo de paz.

  • Oración Final (leerá persona designada)

“Dios nuestro, permite que nuestros corazones estén abiertos para que el Niño Jesús nazca verdaderamente en nosotros, que tengamos siempre presentes los dones de tu amor y que vivamos con alegría, dando nuestro amor a los demás”.

Por Jesucristo Nuestro Señor.
AMÉN

 

Laus Deo.
Alabado sea Dios.

Related posts