Evangelio del día Miércoles 11 de Julio Evangelio 

Evangelio del día Miércoles 11 de Julio

Miércoles de la decimocuarta semana del tiempo ordinario.

Santo del día: San Benito Abad.

† Lectura del santo Evangelio según San Mateo 10, 1-7. 

Jesús convocó a sus doce discípulos y les dio el poder de expulsar a los espíritus impuros y de curar cualquier enfermedad o dolencia. 
Los nombres de los doce Apóstoles son: en primer lugar, Simón, de sobrenombre Pedro, y su hermano Andrés; luego, Santiago, hijo de Zebedeo, y su hermano Juan; 
Felipe y Bartolomé; Tomás y Mateo, el publicano; Santiago, hijo de Alfeo, y Tadeo; 
Simón, el Cananeo, y Judas Iscariote, el mismo que lo entregó. 
A estos Doce, Jesús los envió con las siguientes instrucciones: “No vayan a regiones paganas, ni entren en ninguna ciudad de los samaritanos. 
“Vayan, en cambio, a las ovejas perdidas del pueblo de Israel. 
Por el camino, proclamen que el Reino de los Cielos está cerca. 

Palabra del Señor.
Gloria a ti Señor, Jesús.

 

Reflexión del Papa Francisco

Después de la oración, Jesús elige a los doce Apóstoles. El Señor lo dice claramente:

“No han sido ustedes los que me han elegido a mí. Soy yo quien los ha elegido a ustedes”.

Este segundo momento nos da coraje: “Yo soy elegido, yo soy una elección del Señor. En el día del Bautismo Él me ha elegido”. Y Pablo, pensando en esto decía: “Él me eligió a mí, desde el seno de mi madre”. Por tanto, nosotros los cristianos, hemos sido elegidos:

Estas son las cosas del amor. El amor no ve si uno tiene rostro feo o rostro bello: ama. Y Jesús hace lo mismo: ama y elige con amor. ¡Y elige a todos! Él, en la lista, no tiene a nadie importante, entre comillas, según los criterios del mundo: es gente común.

Hay gente común. Pero que tienen una cosa, sí, hay que subrayarlo, que todos son pecadores. Jesús ha elegido a los pecadores. Elige a los pecadores. Y ésta es la acusación que le hacen los doctores de la ley, los escribas:

“Este va a comer con los pecadores, habla con las prostitutas…”

Jesús llama a todos ¿Recordamos la parábola de las bodas del hijo: cuando los invitados no fueron? ¿Qué hizo el dueño de casa? Envía a sus siervos: “¡Vayan y traigan a todos a casa! Buenos y malos”, dice el Evangelio. Jesús ha elegido a todos.

Jesús cercano a la gente. Muchísimas personas van a escucharlo y a ser curados de sus enfermedades. Toda la muchedumbre trataba de tocarlo porque de Él salía una fuerza que curaba a todos.

Jesús está en medio de su pueblo. No es un profesor, un maestro, un místico que se aleja de la gente y habla desde la cátedra, desde allí. No, está en medio de la gente; se deja tocar; deja que la gente le pida. Así es Jesús: cercano a la gente.

Así es nuestro Maestro, así es nuestro Señor. Es uno que reza, uno que elige a la gente y uno que no tiene vergüenza de estar cerca de la gente. Y esto nos da confianza en Él.

Nos encomendamos a Él porque reza, porque nos ha elegido y porque está cerca de nosotros. (Homilía en Santa Marta, 09 de septiembre de 2014)

Oración de sanación

Mi Señor, quiero siempre caminar contigo y experimentar el rostro de la compasión, ser transformado por Ti y darte los frutos que corresponda.

Estoy llamado a cooperar contigo en la extensión de tu Reino, a trabajar por tu Iglesia y llevar tu Palabra a los que aún creen en tu poder

Quiero imitar tu ejemplo de vida, que pasaste por el mundo haciendo el bien, llevando alegrías, sanando dolencias y consolando las almas afligidas.

Ayúdame a llevarte hoy con valentía a todas las personas con las que pueda encontrarme en este camino de vida que me voy trazando.

Señor, Tú me has elegido para ser tu amigo, no tu esclavo. Eres mi compañero fiel, quien nunca falla y me impulsa dándome nuevas fuerzas.

Tú me has elegido y quieres que me fíe de Ti, porque sólo Tú tienes el poder que transforma, libera, sana y regala nuevas oportunidades.

Contigo estoy dispuesto a todo. Me siento seguro de que me acompañas y ruegas al Padre por mi protección para no caer en las trampas del mundo.

Deseo vivir mi profesión de fe unido a tu voluntad y a tu amor confiando en tu mano poderosa que dispersa toda situación difícil y peligrosa. Amén

Propósito para hoy

Retírate del ruido del día por un momento y reza con tus propias palabras a Jesús pidiendo su bendición y protección para ti y los tuyos

Frase de reflexión

“Los santos no son superhombres. Son personas que tienen el Amor de Dios en su corazón y comunican esta alegría a los demás”. Papa Francisco.

Related posts